Voz de su tiempo

Tocaba cumplir con una de las asignaturas pendientes desde que volví al siglo. Y lo hice por los pelos…

Ayer quedé con mi amigo Miguel Ángel Torresano para ir a Alcalá de Henares a ver a uno de mis artistas fetiche: Javier Álvarez. ¿El lugar? La sala Margarita Xirgú, de CC.OO. que han programado un excepcional ciclo de cantautores.

-Pueden tomarse un café mientras esperan aquí al lado- me dijo la amabilísima encargada de la taquilla a la que apostillaba -Tranquilos, que se ve muy bien desde todos los sitios- Y así era, aunque nosotros hicimos honor a nuestra condición de fans y nos plantamos en primera fila.

Desde las primeras notas se percibió que no era un concierto más. De entrada era el último de la gira con la que ha estado celebrando que su primer disco, aquel que salió sin nombre (u homónimo para entendernos) cumplía la friolera de 20 años. Un disco que le encumbró como el artista revelación de aquel año, merced a unas canciones que, curiosamente, tienen más vigencia a día de hoy que cuando salió. Un artista revelación que, a oídos poco agudos, pasaba por un cantautor de aquella nueva hornada que se nos vendría encima (Pedro Guerra, Ismael Serrano y un amplio etc) y que, en cambio, se rebeló contra lo que cabría esperar de un número uno de 40 principales. Pero ya contaremos eso después.

©Miguel Ángel Torresano

©Miguel Ángel Torresano

Tras desgranar los temas de su ópera prima hizo un recorrido somero por toda su discografía (Maris incluidas) A capella, guitarra en mano, cantando sobre una pista… Sentado, de pie o bailando de una manera que sorprendió a tod@s aquell@s que no le habían visto antes en vivo… Decir que se metió al público en el bolsillo es poco: Es que el auditorio se puso en pie. Varias veces (unas para aplaudir, otras para bailar…) Y él, con el humor que le caracteriza ya nos dijo “¡Jo! Como me descuide, voy a acabar triunfando” Y hasta aquí el concierto. Espero que la próxima vez que vean un anuncio de uno de sus shows no lo duden y hagan como un servidor, que fui el primero (según la majísima taquillera) en reservar mi entrada.

De momento,  JÁ se toma un “descanso” Conociéndole, seguro que para reinventarse aunque quizás sólo lo haga para reubicarse en esta España nuestra en la que es (en sus propias palabras) un refugiado más. Esta España que ojalá se despiste y se despierte con la noticia de que este artistazo ocupa el lugar que le corresponde por derecho propio. Porque Álvarez no es uno más. Su disco Tres, que supuso su divorcio con las radiofórmulas, hizo bueno lo de que a la tercera va la vencida; en él alcanzó algo más que la madurez. Alcanzó su propia voz que, además, ha resultado (por “rara” en el mejor de los sentidos) ser una voz única. Para este que escribe, se convirtió en el único cantautor que, a estas alturas (siglo XXI) cabría calificar como “voz de su tiempo” y, sin pretenderlo él, muchas otras voces a su alrededor han quedado redefinidas (por comparación) como “cansautores” Ni más ni menos. Es bíblico: Los talentos hay que usarlos. Y él lo ha hecho. En una España que ha entrado en “modo carca ON”

Ahora toca la espera. Y se le esperará lo que haga falta. Que sepa vd que, hasta que vuelva “oficialmente”, puede tener al artista en su casa cualquier atardecer, cantándole a vd y a los suyos en un show privado el repertorio de su disco A. Un disco antidinero que nunca se grabará y que pretende perdurar tan sólo en la memoria de aquellos que decidan tener esta íntima experiencia con él.

JÁ. Un auténtico loverloverlover del pop.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s