Amen

Después de lo acontecido en París, he preferido dejar pasar todo el mogollón de “ruido” para evitar toda sospecha de oportunismo y que no me caiga la que a Carlos Herrera y es que, madre mía, qué capacidad hemos desarrollado con el uso de las redes para sacar punta… aunque no nos engañemos, como buenos españoles teníamos bastante “buena” materia prima.

No obstante, no puedo dejar pasar la ocasión de tomar postura frente a un fenómeno que he observado en Twitter, en Facebook… en todos sitios, la verdad. Algo que me apena y que me preocupa porque, tirando del hilo, afecta a lo más profundo del ser humano; a algo que valoramos sobre todas las cosas: A una libertad que, me temo, estamos malentendiendo hasta el punto de que, en nombre de la misma (en mayúsculas) atentamos contra la pequeña libertad de tod@s aquell@s que no piensen como yo. Sobre todo cuando tengo la suerte de pertenecer a una mayoria social. Esto (no nos engañemos) ha sido siempre así, como muy bien se canta en Cambalache, pero desde la instauración de lo políticamente correcto la ingenieria social ha adquirido unos grados de perfección brutales y la modificación de “la gente” (personas en masa) se está haciendo con una sutileza tal que, si 1984 hubiera sido un manual de instrucciones (y no una advertencia) estaría superadísimo de taaan corto que se quedó. En este 2015 impera lo que podríamos definir como “pensamiento débil”

U2 canceló su show en París y fue al homenaje por las víctimas de la Bataclan

U2 canceló su show en París y fue al homenaje por las víctimas de la Bataclan. Vaya por delante mi respeto a todos ellos y sus familias.

Los lamentables eventos de París pueden servirnos como ejemplo de este ataque constante a las libertades individuales. En medio del ruido informativo (que además podríamos calificar de blanco o imperceptible) alrededor de la enésima salvajada terrorista, los muros de todo el mundo se han llenado de proclamas contra la religión. Y, claro, si tú me dices “NO a la religión” yo no puedo por menos que contestarte con un “¿Perdona?” Para empezar, la religión no es algo colectivo (como se insiste en presentar) sino que es algo absolutamente personal. Es una llamada que tenemos algunas personas a intentar colocarnos en el mundo en la posición que creemos que tenemos que tener. Curiosamente, al creer en “algo” (más bien alguien) trascendente que nos ha puesto donde estamos, lo normal es que adquiramos una humildad natural que es consecuencia directa de este saber que no somos el ombligo del mundo. Desde este sentimiento de “poquedad” (que diría Alicia) intentamos meditar sobre cómo podemos ser mejor de lo que somos y, por simple agradecimiento y amor a esa causa primera, intentamos efectivamente llevar a cabo esos cambios en nuestras vidas.

Evidentemente, no nacemos con un libro de instrucciones por lo que solemos buscar en nuestros mayores la experiencia de unas vidas más vividas, las pistas de cómo hacer este complicado camino de lucha contra lo que nos resultaría más cómodo pero que, intuimos, a la larga no nos traería la felicidad a la que creemos estar llamados. De ahí que existan comunidades, que no son ni más ni menos que grupos de personas con un interés (en este caso credo) común.

TODAS las religiones tienen en común esta búsqueda por lo que, evidentemente, cualquier comportamiento que no te cuadre con lo que acabo de exponer no podrá calificarse de religioso. No se crean que soy tan “naif” como para no saber que, bajo la máscara de religiosos, se esconde gente de muy poquita calidad que utilizan su fachada de “religiosos” para enmascararse y poder hacer su santa voluntad sin despertar sospechas, debido a la bondad que se les presupone por su posición. Y les puedo asegurar que yo de esto sé un rato, de hecho podría escribir un libro… Desgraciadamente mi biografía reciente me ha dejado no pocas cicatrices por culpa de gentuza así. Gentuza con nombres y apellidos, precedidos del calificativo de “padre” o “monseñor” de la que vd se debería guardar. Pero si yo he podido superar lo que he vivido, cómo no va vd a ser capaz de quitarse la venda de los ojos para empezar a distinguir “lo religioso” de aquello que no lo es. Por sus obras los conoceréis… Y no hay nadie que pueda mentir a todo el mundo todo el tiempo. Al final, nada que deba saberse permanecerá oculto.

Por eso le pido que no me dé vd una patada en mi puerta y me deje ir por mi caminito. La mayor libertad religiosa no pasa por quitar todos los símbolos religiosos de las clases sino porque todas las creencias (y la no creencia es una creencia en sí misma) estén representadas en las aulas. Quizás así sepamos ver que, bajo todo lo que nos diferencia, hay algo más grande que nos une. Y eso se debe respetar. Yo le respeto a vd. Respéteme vd a mí; o es que de verdad piensa que realmente se puede calificar como “religiosa” la motivación bajo los ataques de París. No más que a cierta solterona malfollada y viperina que, pudiendo tener otra vida decidió pegarse a un sacerdote y convertirse en su “barragana” Claro que costaba verla como religiosa, no me haga reír… Ni pelándola encontraría vd atisbo de religión en su comportamiento, día tras día. Y si yo le reconozco esto, reconózcame vd. que, desde su experiencia y sus prejuicios, con su discurso me está negando (por mi propio bien, faltaría más) la capacidad de obrar… y el propio juicio.

¿Que considera que la Iglesia católica debe pagar el IBI? Pues al César lo que es del César. ¿Que determinados sacerdotes promueven el odio desde sus púlpitos? No hace falta que predique a un converso: Le puedo pasar vídeos. No me violenta vd lo más mínimo con sus opiniones. De hecho, lo mismo está vd haciendo un gran favor al Dios en el que yo creo, poniendo determinados excesos en su sitio. Pero no me venga vd avasallando con “sus verdades” ¿Que Dios no existe? Pues yo lo veo. En el corazón de cada hombre y mujer bueno lo veo. En la belleza y sincronía de la creación lo veo. También en el mal mismo veo a Dios.

No me importa lo que opine de mí. No me importa que se aleje de mi camino de ahora en adelante. Yo seré tonto… Laméntese de que mi voto valga lo mismo que el suyo, pero no busque vd conseguir que me aleje de Él. Ya la Iglesia católica lo ha intentado, pecando mucho contra aquel a quien dicen representar, antes que vd. De momento, y gracias a Dios, sin más resultado que el de que (en conciencia) a día de hoy ya no me pueda definir, o más bien no me apetezca definirme como católico. Y pongo aquí un punto y seguido (en mi biografía más) hasta más contar.

Me despido con un saludo y una recomendación: Amen vds, que el corazón no conoce límites en el ensancharse.

Amén.

Les recomiendo encarecidamente la visita.

A nada que pueda visitaré París… Uno de mis rincones favoritos del mundo mundial está ahí.

Pd. Este mediodía, Abel Arana pedía en su blog opinión sobre el selfie de Carlos Herrera con el que había abierto la entrada de hoy. Ahí va mi respuesta (mero copy+paste) por si a alguien le interesa mi opinión.

“La entrada de esta tarde del blog comienza con este tema. Lo cierto es que, con el uso de las redes, hemos desarrollado una capacidad para sacarle punta a todo… Aunque debo reconocer que, en medio del horror, los memes con su selfie me han sacado una sonrisa, pero no estoy en absoluto de acuerdo con la lectura que la gente está haciendo del tema. Me parece que, como periodista, tan sólo ha pretendido mostrar vía Twitter que se ha desplazado allí con su equipo. El texto, además, pretende mandar un mensaje de esperanza (una especie de “no nos moverán”)
Ahora, sacada la cuchara, podemos empezar a opinar sobre las declaraciones de Bono y la presencia de U2 en el homenaje a las víctimas, las lágrimas de Madonna en su show de Estocolmo… o podemos centrarnos en lo único constructivo que podemos hacer: Intentar no dejarnos arrastrar por mensajes que fomenten el odio y (quien sea creyente) rezar por las víctimas y sus familiares.”

 

Madonna llora en su show de Estocolmo por las víctimas de París. Y yo he decidido creer que es sincera.

Madonna llora en su show de Estocolmo por las víctimas de París. Yo he decidido creerla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s